lunes, 28 de diciembre de 2009

Como cambia mi estado de animo mientras escribo!


Que es esa extraña sensación que me recorre en este momento?

Que fácil es sentirla últimamente... que difícil es describirla, como siempre...

Como la extraño...

Llegan los lunes, esos lunes donde empiezan las responsabilidades, luego de una víspera tan cálida y suave debido a su presencia. Llegan los lunes, esos lunes donde me siento un poco vacío, y camino con pesadez hacia el trabajo. Llegan los lunes, y es como un despertar, donde se termina el sueño...

Que mas que hacer que tomarse las cosas con humor?

Me despierto con un ronquido. "Maldita sean las personas que roncan y despiertan a la gente...", pienso. No voy a aceptar que el ronquido fue mio... eso esta claro.

Levantome, dirijome al baño, lavome la cara, mirome al espejo, digome "No tengo remedio...", y secome con la toalla.

Me voy a la heladera... y como siempre, no hay leche. Mama escucha el ruido de la bandeja de la heladera, y se da cuenta que alguien se levanto, y aprovecha "No hay leche.. hay que comprar..". Por dentro digo "No me digas...". Por lo tanto me pongo la bermuda, una remera, las zapatillas... y me hago unos ricos mates. (Estan locos que a esta hora voy a caminar una cuadra para comprar la leche?)

Prendo la PC. 636 mails (cuando no tengo mails para leer, tengo 613.. el resto creo que jamas los leere)... y todos son del bendito Facebook. Tal persona comento una foto.. bla bla. En las fiestas me etiquetaron en varias tarjetas, y recibo toooodas las respuestas.

Luego de aburrirme un poco con los mails y el Facebook, y de buscar alguna que otra cosa por internet, me baño, y a veces me afeito.

Afeitarme... que horrible. Ayer estuve en lo de mi viejo, y estabamos viendo una peli de Leonardo Favio en volver. Me dijo que era un estreno. La cosa es que en un momento, Leo se estaba afeitando con brocha. Y mi viejo dice "Hay algo que nunca cambio... la forma de afeitarse..". Lo miro y empiezo a pensar... de que esta hablando? Ahora todos se afeitan con una maquinita, o una Match 3... de esas que usan Messi, Tiger, o Federer. Ademas... brocha? Que yo sepa, no se usa mas...

Gran persona mi viejo... un humorista en potencia.

En fin...

Luego de comer algo super rapido, me voy a laburar...

Ok... te lo admito, es dificil no caer en una rutina, pero a mi no me importa. Estoy esperando la oportunidad de cambiar mi vida, y estoy analizando los caminos que puedo tomar. Como vivir la vida, pero de a dos? Por eso, en medio de la rutina, ando con los ojos bien abiertos, tratando de aprender, observar, porque la vida te enseña, pero solo si estas dispuesto a que te enseñe.

Como la extraño... parece mentira.

Lo bueno, es que el viernes va a llegar tarde o temprano...........

No sos vos, soy yo...


-"No sos vos, soy yo" -dijo sin siquiera ser capaz de mirarme a los ojos, colorada, avergonzada. Mientras yo me recostaba en la cama a su lado, me lo dijo. En los tres segundos siguientes simplemente pude pensar, solo pensar. Me quedé callado, mirándola, pensando.
"No sos vos" me dijo, o sea, ¿no soy yo? Entonces ¿quién soy? Yo hasta hace tres segundos creía que era yo pero ahora resulta que no. "Soy yo" finalizó. Si, ya se que es ella. Es la que está poniendo en duda mi ser.
Pero si yo soy ese que se vistió de conejo blanco y con un ramo de rosas rojas le dijo: "¿Me perdonás?" ¿No se acordará? Soy el que dejó que frente a sus amigos sea humillado con un: "Ey! Decime te quiero, Chuchi". Soy ese que la defendió ante un especimen 3 veces mayor que yo. Soy ese, ¿recordará?
Seguro que ahora vienen recriminaciones. Y yo, como un caballero, callado. Y bien que me aguanté los pelos en el lavabo, la ropa interior colgada en la ducha y gritos tales como: "Cerrá la puerta del baño" o "Bajá la tapa del inodoro".
Pero claro, ahora para la señorita yo, "no soy yo". ¿Qué pasó al final? Ahora resulta que soy otro. Seguro que ella es la que está con otro. Seguro que me engaña. Buscó la solución mas fácil. Fácil. ¡Fácil como ella! Al final terminó como todas, engañándome. Y me lo ocultó. Son todas iguales. ¡Ja! ¡No sos vos! ¡¿Pero quién te creés?! Y ella que me decía que yo me hacía la cabeza. Que yo era rencoroso. Que pensaba cualquiera. Que de dos líneas de texto hacía una novela... Antes decía eso...
Pero esto no queda así. Voy a llamar a la loca de Sofía. Esa que dice ser su amiga y que cuando ella se iba al baño me tiraba onda, me guiñaba el ojo y me pedía mi teléfono y encima yo, gil, le decía: "No, sos amiga de Romi, cómo vas a hacer eso". Qué ciego e idiota fuí. Ya va a ver esta. Le voy a pagar con la misma moneda. ¡Todas iguales! "No sos vos" le voy a dar. ¡Embustera! Encima me lo dice en la cama. Podría habérmelo dicho antes de acostarme, pero seguro que me quiere ver sufrir. Comimos lo mas bien y no hubo reparos. Pero ya comidos, de repente, "No soy yo" ¿no?
Seguro que la loca de su amiga le dijo algo. Qué rencorosa resultó la mujer que tengo a mi lado. Creí conocerla, pero ahora me sorprende con esa frase... Dios... ¡No sos vos, soy yo! ¿Por qué no buscó algo original al menos? Y si, es igual a todas... Y yo, fiel y caballero, acá callado...
Seguro que fué por la cena que le hice tener con mi madre, su suegra. Siempre hablando de que su suegra tal o cual cosa, y no se acuerda que es mi madre, que no tiene que hablar así, pero son todas iguales. Primero todo bien y tras una cena, todo mal. Son todas así, nunca van a cambiar... Seguro que es porque cocinó mi mamá y no ella. Que no soy yo, claro, seguro. Y su amiga que me pedía el teléfono para organizar mañana algo.... Mañana mismo llamo a Sofía y se lo digo por la cara...
No se ni qué contestar... Qué olor que siento... Seguro que es lo que dijo que ahora me apesta. Es insoportable. Casi no puedo respirar del asco que le tengo. Aunque oliéndolo mejor siento que viene de abajo de la sábana...
La miro. Me mira y repite avergonzada:
-"Perdoname, no sos vos, soy yo. La comida de tu mamá me hizo re mal".
-"Está bien" -respondo avergonzándome un poco.
-"Mañana salimos con Sofía y su novio. Como no le quisiste dar el teléfono pasó por mi trabajo. ¿Acaso no te parece buena piba?".
-"Psé".
-"Hasta mañana".
-"Te quiero, Chuchi" -dije sin siquiera ser capaz de mirarla a los ojos, colorado, avergonzado.
Apagó la luz. Durante una hora me quedé pensando.
Pucha que uno puede pensar mucho en tres segundos y nada en una hora…

De HuMoR

martes, 22 de diciembre de 2009

A veces...

... hay que saber comerse las broncas.-