martes, 19 de mayo de 2015

Volar

Estoy seguro que si a ustedes les preguntan: "¿qué superpoder te gustaría tener?", muchos responderían "Volar..."

De hecho, a mi me encantaría. Pero la pregunta verdadera es ... ¿para qué? Planeo hacer una encuesta en breve, pero me imagino la respuesta mas generalizada: para poder sentir todo lo que se siente al volar.

Yo soñé varias veces que volaba, y la sensación era increíble. Libertad... el aire en tu cara... no sentir tu propio peso... pero bueno, eran sueños. No podría saber lo que se siente en realidad.

Sin embargo, creo que estamos meando fuera del recipiente. Porque tenemos muchas otras sensaciones, y no las disfrutamos. No disfrutamos el ver, el escuchar, el tacto... y hay personas que lamentablemente no pueden hacerlo. Nosotros si, y no lo hacemos. ¿Por que buscar volar, si podemos tener esas hermosas sensaciones sin necesidad de hacerlo? Podemos "volar" a nuestra manera... Cerrar los ojos, escuchar las personas hablando... la risa de esa nena a lo lejos... el tema de Queen que se escapó por un auto que pasaba... un pájaro aleteando... 
Abrir los ojos y ver... observar.. mirar... colores diferentes... combinaciones tan bonitas... gestos...
Abrir tu corazón y percibir una caricia... un susurro... un amor.

Chicos, acá pegados al suelo tenemos tantas cosas para disfrutar, que siento que les estoy haciendo perder el tiempo en leer esto. Podrías estar en este momento no-volando...

jueves, 23 de abril de 2015

Al lado del almacén

Fui como cada semana a hacer las compras al almacén. En realidad, todas las semanas voy al supermercado... pero siempre me olvido de algo. Por eso suelo ir al almacén, a comprar lo que me olvidé.

En este caso era leche, algo indispensable para mis hijos. Y como en el almacén la venden al mismo precio, y hay que hacer menos cola, voy allí.

Pero cuando estaba por ingresar al local, noto un negocio al lado, con un cartel medio caído y viejo, y una entrada bastante deteriorada. Sin embargo, me ganó la curiosidad y me asomé al umbral. Se podía ver un viejo sentado en una silla, bastante robusto y pelo blanco, abundante. Por dentro pensé que era Papa Noel jubilado y con menos panza, y me sonreí. Pero me arrepentí al instante, porque el viejo me vió y me invitó a entrar con un ademán.
Miré hacia atrás, y no había nadie, asi que me hice cargo de la invitación y entré. No tenía ni idea que en ese momento me iba a cambiar la vida...

El viejo, con falsa inocencia me preguntó qué necesitaba. Y para seguirle la corriente bromeé de que necesitaba leche y responsabilidad. Me miró con esos ojos grandes (mas grandes que los lentes que traia puesto) y me preguntó nuevamente qué necesitaba.

Nada, respondí con vehemencia, un poco amargado porque pensé que mi chiste era gracioso. Pero pensé un poco mas... ¿por qué dije "responsabilidad"?

Mi psicólogo solía decirme que detrás de los chistes hay una verdad. Quizás realmente pienso que necesito ser mas responsable. Obviamente lo dije porque siempre me olvido de algo, soy un colgado tremendo. Pero admito que no es solo eso. Siempre me olvido de las fechas de los cumpleaños, aun el de mi esposa. Siempre dejo para lo último lo importante, pensando que si lo hago a las apuradas me va a salir mal, y termino haciendolo a las apuradas igualmente por quedarme finalmente poco tiempo. Y con mis hijos... el mas grande se la banca dentro de todo. Me acuerdo del otro dia, lo tenia que ir a buscar a futbol. Llegué tarde, porque salí tarde. Estaba con una pelota, sentado en el piso. Era el último... ni siquiera el profe estaba. Encima le pregunté por qué no había estado pateando al arco para pasar el tiempo, y me respondió con mirada triste "lo hice, pero despues de un rato me aburri". Y lo peor... una vez se me perdió. En realidad, él es mas volado que yo, y colgó viendo una vidriera. Yo no me di cuenta, y cuando giré mi cabeza, ya no estaba. Lo busqué por todos lados. Y finalmente el chico de la verdulería me dijo que lo vió perdido y lo llevó hasta mi casa. Me volvió el alma al cuerpo, y lo demas no me importó (ni los retos de mi esposa, ni la cara de asustado de él), porque estaba contento y aliviado. Pero qué desastre que soy. Y con el mas chiquito... con ese soy pésimo. Me lo olvidé un rato en la bañera por ver a Riquelme en una conferencia de prensa. CUando me acordé salí corriendo. Estaba todo arrugadito y sonriendo como siempre. Capaz se estaba cgando de risa de lo mal padre que soy. Pero la que nunca me voy a olvidar es cuando agarré ese perro de la calle para adoptarlo y salvarlo. Ni hace falta decir nada... ni siquiera quiero pensarlo. Todavía tiene la marquita en su piel.. y la va a llevar por siempre. Realmente... soy un padre pésimo. Y realmente necesito una dosis grande de responsabilidad.

No sé cuanto tiempo navegué por mis pensamientos, pero cuando volví a la realidad, el viejo me seguía mirando con esa mirada profunda. Hasta juraría que leyó todos mis pensamientos. Y me preguntó: "Nada?".

Y de repente me miré en el reflejo de sus ojos, cayendo nuevamente en esa red de pensamientos.

Veía a un tipo comun. Maduro y ocurrente. Su esposa lo había elegido por eso. Un hombre con todas las letras, que la cuidó siempre, desde novios. La protegió con todas sus fuerzas, la amó y la ama con todas sus energías, y por quién sacrificó su vida cómoda. Un tipo que pasó días enteros sin dormir para terminar la carrera, y para trabajar mientras tanto, y que no les falte nada. Un tipo que ama a sus hijos como a nadie, y por los que pasó noches enteras sin dormir, tardes enteras enseñandoles a hablar, caminar, sonreir, disfrutar... es decir, a vivir. Los alimenta, los instruye, los protege, y les da confianza. Un gran padre, aun con sus errores, que jamás los volvió a cometer. Pude verme a mi mismo en ese tipo, y sentí un gran orgullo. Sabía que mi familia, conmigo, iban a ser felices para siempre.

Y ya desde mis propios ojos, sonreí sin mirar al viejo, y repetí nuevamente: "Nada..".


viernes, 10 de abril de 2015

No, estoy mirando

Un tipo en la parada, levantándole el dedo del medio al colectivero que no le paró. 
Un colectivero que se enojó con un peatón que cruzó en rojo y al que casi choca.
Un peatón que estaba puteando a un político por un bache en una vereda que pisó.
Un político agrediendo verbalmente a un camarógrafo que lo filmó cuando no debía.
Un camarógrafo que cagó a su mujer con su compañera de trabajo.
Una mujer que le tira una mandarina a un boliviano que se la vendió en mal estado.
Un boliviano que le vendió una mandarina podrida a una mujer que le pagó con billetes truchos.
Una mujer que insulta constantemente a su esposo camarógrafo.
Un camarógrafo que persigue a un político para agarrarlo infraganti, 
Un político que rechaza una asignación a un hombre que no tiene ni para pagar boleto.
Un hombre que no tiene ni para pagar boleto que cruza la calle en rojo con la intención de ganar un juicio por un choque de colectivo.
Un colectivero que le chupa un huevo que le haga señas un tipo en la parada que no iba a llegar al nacimiento de su hija.
Un tipo en la parada que me pregunta si estoy en la fila.
Yo que le respondo: No, estoy mirando.

Hipótesis

Buenas noches. Me presento en éstos pagos para hacer uso de mi nivel académico y sorprenderlos con un buen escrito, basado en hechos reales y sin respaldo bibliográfico. Es decir, una basura subjetiva.

La hipótesis que voy a utilizar es la siguiente:

"La vida después de la muerte es una mierda."

Intentaremos entonces refutar o corroborar esta idea con no menos de 2 palabras... un gran reto para mi.

Lo primero que podemos decir, para empezar por algún lado, es que ni vos ni yo sabemos qué hay después de la muerte, ya que nunca nos hemos muerto. Tampoco lo sabemos por experiencia de algún allegado, ya que ningún allegado se ha morido y luego ha volvido (Bah, le voy a preguntar a Jesus el encargado del navarro, que escuché por ahí que resucitó el otro día). Además no hay escritos científicos que especifiquen con veracidad qué pasa después de morir, sin entrar en el obvio campo de la mística y la religión. Hay muchas hipótesis, pero solo eso. Por lo tanto, lo único que sabemos es que después de muertos, ya no están mas acá en forma tangible. Con lo cuál, la única esperanza de responder esta cuestión es encararla desde otro ángulo.

Tengo el agrado de contarles que pensé arduamente en el tema (tan arduamente que me quemé con el fósforo), y se me ocurrió tomar la visión desde nuestro lado... es decir, desde la vida misma. Quizás si sondeamos y analizamos un poco en la vida en sí, podríamos llegar a tener una aproximación general sobre lo que hay luego. Vamos allí.

La pregunta que se me ocurre es: ¿para que vivimos?

Y quizás podemos adornarla un poco mas, para que parezca un poco mas potente: ¿Para qué carajo vivimos?

Realmente no se ha llegado a una conclusión. Hay muchas hipótesis sobre ésto, pero ninguna sacia nuestro hambre de conocimiento (Fuaaa). Por lo tanto, voy a pensar en voz alta. No hay ningun objetivo comun a todos... es decir, cada uno tiene su destino (como muuuucho), pero ninguno vive eternamente, con lo cual tarde o temprano se acaba el cuento. Entonces, ¿a que venimos? No sé si interesa tanto. Por ejemplo, no me interesa para qué vino mi vecina al mundo, y tampoco me interesa lo que haga, y así con casi el 100% del universo. De hecho, nosotros conocemos un porcentaje minúsculo de las personas que dejaron su nombre en la historia, y la realidad es que han hecho nimiedades en general... ¿que importa si inventaron la lamparita? Hoy estaríamos viviendo igual sin ella. Yo vivo sin tele, que es casi lo mismo que cualquier catástrofe.

Es decir, no interesa para qué venimos. ¿Y entonces qué hacemos? Uno vive pocos años... y los usa en general para estudiar, trabajar, comprar su casa, tener hijos, luego nietos, dejar de trabajar y disfrutar de no trabajar. Punto... esa es la vida. Lo que nos deja quizás un aprendizaje: La vida es para disfrutarla.. ¡porque es corta!

Pero qué tanto podés disfrutar la vida si hay tantas obligaciones impuestas por ¡nosotros mismos! ¡La sociedad misma! Éste disfrute merma, y va costando mas a medida que uno se hace mas viejo.

Entonces... es fácil llegar a una conclusión, solo hace falta sumar: Romperse el lomo estudiando+romperse el lomo trabajando+descansar porque estas cansado de haber vivido haciendo eso=la vida es una mierda.

Con lo cuál, si la vida es una mierda, lo que hay más alla de la vida necesariamente tiene que ser mejor, dejando para lo último lo mas lindo... como en todo. El paraiso debe ser lindo solo porque la vida es una mierda...

Con ésto estaríamos refutando la hipótesis.




Quiero que noten una sola cosita. Tuve que hacer una terrible puesta en escena para contarles que estoy cansado de estas características de la vida. Cansado de no tener un rumbo claro. Cansado de tener que sacrificar poder ir a abrazar a mis sobrinos, jugar al futbol con mis amigos, e incluso leer un libro de Asimov. Y cansado de luchar. Pero sin embargo, sigo. Y estoy feliz. Porque hay algo que no esta incluido en éste mini-analisis, y es la fuerza mas poderosa que existe aca, en el más alla y en el mas allaaaa. Es el amor...

Y si lo tuviera en cuenta, ya sabemos que tendría que eliminar todo lo que puse antes. Porque el amor está en todos lados.

Pero bueno, eso también es solo una hipotesis.